¿Cómo es su música y vestimenta?

“Esta cueca tiene una forma diferente de expresarse, pese a que en la región hay otro estilo también de bailar la cueca minera, pero la que nosotros escogimos para difundir tiene un único cantor que la desarrolla y que es Pablo Tamblay, quien incluso utiliza una afinación diferente en la guitarra y que manteniendo la música de “Pluto” Saavedra, compuso otros temas como ‘Los Mineros de Atacama’ que nos gusta mucho para bailar. Además, cuando en otra región han bailado esta cueca, nos han pedido la música y nosotros se la mandamos”, señala Mónica.

 

En cuanto a la vestimenta de este baile, Mónica cuenta que “es la ropa común que usaban las antiguas mujeres copiapinas: el traje de dos piezas con falda más larga y zapatos de taco mediano”, en tanto que para José Santander, la ropa que usa el hombre que baila la cueca minera “es el terno, porque antiguamente, y aún hoy, hay mineros que se visten con pantalón bien imprentado, zapatos negros bien lustrados, y el sombrero de paño cuando salen a algún evento”. 


EL RECONOCIMIENTO DEL PÚBLICO

Con historias y momentos que recuerdan y atesoran en cada rincón de su casa a través de fotografías, diplomas, e instrumentos de su grupo folclórico “Entre Parras y Pirquenes”, esta pareja ha dado pasos cada vez más grandes que han traspasado fronteras gracias a la apreciación de la propia gente que ha aplaudido su arte.


“Nosotros hemos tenido una recepción muy rica de la gente, porque la disfruta, pregunta de dónde es, por qué, cómo, cuándo. El haber ganado el Campeonato Nacional de Cueca de Libre Expresión, nos permitió recorrer casi todas las regiones de Chile incluso el extranjero, en países como Canadá, Brasil, Argentina, y ahora estamos invitados a Australia, pero aún no hemos podido ir. Entonces siento que acá en Chile hemos tenido una bendición enorme, porque donde vamos la gente ovaciona de pie esta cueca, al igual que cuando una vez fuimos a Argentina en donde pensábamos que no se iba a entender esta cueca, pero nos llevamos una maravillosa sorpresa cuando vimos a la gente llorar emocionada, porque en ese sentido en el extranjero son mucho más expresivos que acá, básicamente porque muchos de ellos se han ido de Chile ya hace 20 ó 30 años. Eso ha sido la satisfacción más grande que hemos tenido”, explica Mónica.

 

Una situación similar vivió “El Santa” y Mónica cuando fueron invitados al Campeonato Mundial de la Cueca Chilena de Toronto, Canadá, que se realizó en la comuna de Talagante de manera excepcional con motivo del Bicentenario de Chile y que coincidió con el derrumbe de la mina San José que dejó atrapados a los 33 de Atacama. Además, aseguran que el haber participado también de este certamen - pero en su versión original en Canadá en 1999 para difundir esta cueca entre los chilenos residentes - sirvió de trampolín para presentarse de manera inédita en el Festival del Huaso de Olmué siendo reconocidos por su particular cueca.